miércoles, octubre 26, 2005

¿Para qué sirve la lluvia?, ¿para qué sirve un paraguas?

"¿Para qué sirve la lluvia?, ¿para qué sirve un paraguas?
Tengo las manos frías y el cuerpo roto de ir de un lado a otro, siguiendo una música que no está sonando para mí. Tampoco quiero decir que todo esto sea injusto, en mis bolsillos hay poco dinero y no me puedo quejar de lo que me mande hacer el que se encarga de llenarlos.
El cielo es gris, como gris es el color de sus ojos, los puedo ver muy pocas veces porque rapidamente los esconde tras sus párpados si se da cuenta de que los estoy viendo, tal vez cree que pensar mientras mantienes a tu señora sana y salva de pequeñas gotas de agua no va incluido en el servicio. Las manos de Dios dejan caer su sudor ante nosotros para darnos de beber, no vale para nada taparse, y aquí estamos nosotros cuatro bailando una canción rota en la que no caben más miradas estúpidas ni más pasos que no llevan a ningún sitio.
-Tal vez me ama... ¿no crees Henry?
- Tal vez señor...
- ¿Cogiste el paraguas?
Paraguas... en las tardes de lluvia las jóvenes adineradas sienten que el suelo se convierte en un jardín para pasos de baile. Especialmente la joven adinerada que tal vez ama a mi señor... pensé decirle que el amor no es tan simple como para reducirlo a una tarde de danza bajo las nubes grises. Esa joven no desea bailar más allá de donde le dejen sus pies y un caballero de espaldas cubiertas es un más que resuelto sostén para su joven y estilizada figura.
- Procura no ir muy deprisa, le gusta llegar tarde... - me indica mirando al espejo retrovisor.
El coche es una chatarra con clase que se mueve despidiendo humo de color negro, no habría podido ir más rápido aún con el resto del servicio empujando detrás.
Siempre soy yo el que se encarga del baile, no hay otra posibilidad.
-¿A quién de vosotros le gusta bailar? - preguntó el señor tras reunirnos en la cocina.
- A mí no me desagrada del todo... - respondí raudo intentando evitar que cuaquier otro se adelantara.
- Perfecto, a partir de mañana recibiras clases de danza clásica, voy a necesitar un compañero de aventuras.
Ciertamente no fuí yo el único sorprendido con la respuesta, durante un par de días no pude evitar oír más de un cuchicheo a costa de mi irremediable gusto por el arte "del paso sincopado"... El señor pensó que para bailar solo siempre hay tiempo así que me puso a su lado y me entregó un paraguas.
- Debes aprender cómo bailo yo... y estar listo en la puerta con el coche en cuanto empiece a llover.
Y ahí estoy siempre, junto a la puerta con el coche en marcha en cuanto caen las primeras gotas de lluvia. No puedo perder tiempo, no hay tiempo que perder pues ella no espera ni un poco para empezar a bailar con otro compañero.
Ciertamente todo resultó extraño al principio pues era una pareja de cuatro personas la que allí bailaba, cuatro personas, una canción y un par de paraguas. Ella siempre con un vestido rojo y el de perfecta etiqueta aprovechaban cada nota para intercambiar cuatro cuchicheos y disimular estúpidas sonrisas.
Yo empleaba el tiempo en no perder el compás de mi señor hasta que decidí comenzar yo también mi propio baile.
Mirando al frente me crucé un día con sus ojos, concluí que ella también debió contestar rauda a la pregunta de su señora... no tengo duda de que para ella danzar, aún así, es cómo un regalo que una y otra vez parece una sorpresa.
Al final siempre deja de llover y los señores deben despedirse dando fin a su paseo al son de una música que aún no sé de donde viene.
Él se inclina y besa su mano mientras ella desciende doblando un poco la rodilla para mostrar su respetos. No se dicen adiós y se separan el uno del otro para volver a verse cuando el tiempo decida.
Cuando la primera gota toque el suelo yo volveré a estar con el paraguas en la mano y el coche en marcha frente a la puerta.
- Estoy casi seguro de que se ha enamorado de mí Henry.
- No lo dudo señor... - respondo con cierta ironía.
Al mirar por el espejo veo como la joven se marcha caminando para desaparecer tras una pequeña nube humo. Es en ese instante cuando ella siempre aprovecha para cerrar el paraguas y lanzar una sonrisa al aire. Cómo si supiera que de esa sonrisa lleno los días de pensamientos alegres, cómo si realmente fuera capaz de comprender que para mí la vida se llena de risas que no valen para nada si no ocurren a través de un espejo pequeño en un día de lluvia.
Así que ahora soy yo el que decide reír mientras devuelvo mis ojos a la carretera.
No sé para que sirve la lluvia, yo estaré allí sujetando un paraguas.
No sé para que sirve un paraguas si a mi siempre me empapa su pequeña sonrisa".

2 Respuestas:

¡(((:_:)))¡!(((:-:)))!¡(((:_:)))¡ ¿Crees que sí pasó algo?

A mi bailar tambien me parece un regalo, de hecho hice mia la frase de "¿porque caminar si se puede bailar?", y si se trata de bailar en un dia de lluvia mientras el resto de la gente huye y se rfugia en sus casas, pues mejor!!, y si con quien bailas, te gusta, pues... para que pedir mas????
no esperaria a que volviera a llover, y no seriamos 4, yo me mojaria, porque en esta vida o te mojas o pasas de puntillas sin empaparte en lo maravilloso que es vivir y sentirse vivo.
BAILAMOS????

reina ¿Crees que sí pasó algo?

Con relatos así va a empezar a gustarme la lluvia...
Maravilloso....
Llegué a través de "Locos por la poesía" me interesó ver qué era lo que no pasaba...jaja
Te enlazo a mi blog para seguir disfrutando de tu maravilloso decir...


ATRAPAPALABRAS
"Un blog de microrelatos y poesía. Alberto García Salido es su autor. Especialista en relatos de cien caracteres, sólo cien. Y las fotos son muy buenas..."

DIARIO DE DÍAS RAROS
"Gracias a Alberto García Salido, "No pasa nada de nuevo...", Por mostrarme su magnífica obra..."

ASAMBLEA DE PALABRAS
"... es el blog que edita, desde algún lugar de España, Alberto García Salido. Sus textos tienden a la brevedad, ya sean poéticos o narrativos..."

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Derechos de autor Todos los derechos relacionados con los textos aquí expuestos son propiedad de su autor Alberto García Salido. En consecuencia, queda absolutamente prohibida la copia, edición, reproducción total o parcial, modificación, publicación, adaptación o traducción de los mismos sin la expresa autorización por escrito del autor.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Safe Creative #0906030101932 Page copy protected against web site content infringement by Copyscape





No pasa nada, de nuevo... by Citopensis on Grooveshark