sábado, abril 14, 2012

Señor

- Han terminado ya señor - dice para desaparecer en cuanto percibe un ligero movimiento de cabeza.
La televisión se enciende y la cortina eléctrica se desliza para dejar que pase la luz. Al otro lado gritos, flashes y ruido de motores. El hombre se pone las gafas de sol, casi molesto por esa estúpida competencia que le viene de arriba, y extrae la goma con suero de su brazo derecho. Caen minúsculas gotas de sangre que un par de caniches blancos lamen con velocidad. Se observa en el espejo y ve el reflejo de dos gemelas rubias que  le sonríen detrás. Él gruñe y ellas cierran la boca, se dejan caer sobre la cama y respiran despacio, como si no estuvieran allí. El agua cae sobre su piel mientras limpia con delicadeza las grietas que se abren entre sus dedos. Se seca con una toalla estéril que después tira al suelo. Los caniches juguetean con el trapo blanco hasta que les da un puntapié. A los pies de la cama tiene la ropa que utiliza ante las cámaras. Cuando se abrocha el último botón se asquea al ver un punto rojo en el pliegue situado sobre la zona de inserción de la aguja. Se pone la cinta con la tarjeta identificadora intentando recordar el lugar en el que se encuentra. En cuanto abre la puerta voces extrañas gritan su nombre. Dos espaldas enormes se ponen delante y parapetan su marcha hacia la zona más alta de la tribuna. Siente un par de roces en los brazos, es capaz de sonreír a una mujer alta sin sentir asco. Ella puede ser la siguiente bajo sus heridas. Un pasillo de azafatas que suspiran le regalan su aliento a comida de plástico y bandeja. A los lados la bandera de la federación y la de la ciudad en la que se encuentra el circuito. Observa el cielo sin nubes y sonríe dando la oportunidad a un par de fotógrafos para que compruebe que él también tiene dientes. Al llegar arriba una boca se acerca para decirle que el gordo asqueroso es el alcalde. Él saluda con la cabeza y evita darle la mano. La misma boca le dice que ya queda menos para que pueda marcharse. Después le entrega la enorme botella de cristal verde para el vencedor. Él repite la sonrisa para las fotos y como siempre pide permiso para ir un segundo al servicio. Las dos espaldas se quedan en la puerta. Abre la botella sin dificultad gracias a que el corcho apenas es un adorno. Después se deshace del suero que pasó por sus venas sin dejar que nada se pierda. En esos momentos suele acordarse de sus estúpidos perros, de esas lenguas enanas fregando sus secreciones. En cuanto regresa a las fotos, a la vida absurda de los demás, entrega la botella al guardaespaldas más alto para que la cierre con un golpe. Regresa a su sitio. Detrás del podio, bajo el sol y con una sonrisa. Los pilotos aparecen empapados en sudor. Agitan las manos al aire como locos. Millonarios gracias a sus reflejos y la ausencia de miedo ante una velocidad que no depende de ellos. Envidia para un mundo de ineptos que él domina y entretiene. Escucha su nombre por megafonía y recupera la botella. Alza las manos y se la entrega al número uno mientras le dice algo en un idioma que no entiende. Se aleja unos pasos riendo a carcajadas. El joven agita el champan y descorcha la botella llenando el suelo de espuma. Siente que todo es perfecto cuando el piloto da el primer trago.

2 Respuestas:

Yashira ¿Crees que sí pasó algo?

Uf, no quiero imaginar lo que se ha bebido el piloto, jaja
Muy bueno tu relato, aunque no me gustarìa estar cerca de ese "señor".

Un beso desde mi mar,

Anónimo ¿Crees que sí pasó algo?

EDITORIAL PORTILLA
Esta es una editorial sin fines de lucro, las ganancias serán invertidas en la lucha contra la Diabetes. Aquí los escritores podrán publicar sus obras por el Internet y en las cadenas de librerías en los cinco continentes sin costo alguno. Todos los escritores recibirán en 50% de las ganancias por el Internet y el 10% por las ventas en las librerías. Tenemos varias convocatorias para concurso. Visite nuestra página web: www.editorialportilla.com


ATRAPAPALABRAS
"Un blog de microrelatos y poesía. Alberto García Salido es su autor. Especialista en relatos de cien caracteres, sólo cien. Y las fotos son muy buenas..."

DIARIO DE DÍAS RAROS
"Gracias a Alberto García Salido, "No pasa nada de nuevo...", Por mostrarme su magnífica obra..."

ASAMBLEA DE PALABRAS
"... es el blog que edita, desde algún lugar de España, Alberto García Salido. Sus textos tienden a la brevedad, ya sean poéticos o narrativos..."

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Derechos de autor Todos los derechos relacionados con los textos aquí expuestos son propiedad de su autor Alberto García Salido. En consecuencia, queda absolutamente prohibida la copia, edición, reproducción total o parcial, modificación, publicación, adaptación o traducción de los mismos sin la expresa autorización por escrito del autor.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Safe Creative #0906030101932 Page copy protected against web site content infringement by Copyscape





No pasa nada, de nuevo... by Citopensis on Grooveshark