lunes, marzo 06, 2006

Azul

Pensemos por un momento que la vida es como un fino papel que se dobla por la mitad para encontrarse por primera vez en sus extremos, o como una puerta... Creo que es mejor pensar en una puerta.

Una puerta situada en el centro de un gran salón vacío, de suelo blanco, paredes blancas. La puerta está cerrada, por supuesto, las puertas son así, se cierran una vez hechas y no se abren hasta que ha pasado alguien por ahí que quiera ver lo que queda al otro lado. A veces pienso, no sin avergonzarme, que las puertas son los secretos que quedan por descubrir, que sólo los puede ver el que gira el pomo adecuado y da un paso al frente...

La puerta continúa cerrada, ante ella aparece una joven. Por su aspecto, por culpa de mi imaginación, aparece vestida al modo de una joven hindú. Con una azulado pañuelo tapándole medio rostro... Ella se queda quieta, acaricia con una de sus manos el pomo y, antes de girarlo, se vuelve y nos sonríe.

Subitamente desaparece tras el marco de la puerta, sin dejar rastro...

Ante tan extraño acontecimiento nos rascamos la cabeza, pensando. La conclusión aparece ante nosotros tal y como aparece una piedra en el camino cuando estas evitando tropezar.

Lo lógico es abrir también la puerta, ver hacia dónde nos lleva, hacia dónde la llevó a ella al menos. La puerta se convierte, lentamente, en el secreto que ya comentamos antes, es un quizá que queda cerca de uno de nuestros "¿por qué?".

Tras un par de pasos alargamos la mano derecha y tocamos el pomo, sentimos un pequeño escalofrío recorriendo nuestro cuerpo. Parece que la madera tembló un instante para quedar despues de nuevo quieta.

La puerta se abre, un fuerte viento nos empuja desde atrás obligándonos a atravesarla. Cerramos los ojos.

Al abrirlos vemos un edificio de paredes azules, a un lado una anciana con un viejo pañuelo azul cubriéndole el rostro está sentada sobre el último peldaño de una pequeña escalera.

Junto a ella permanece de pie la joven del joven pañuelo azul.

De nuevo nos rascamos la cabeza, pensar... y descubrimos que nuestro cabello parece otro, débil, con dedos que crujen al articularse.

Allí, de pie, nos quedamos quietos.

A nuestro lado nos estamos mirando con tristeza.

Y vemos cómo nuestros jóvenes ojos no entienden hasta dónde nos llevo esa puerta.

1 Respuestas:

¡(((:_:)))¡!(((:-:)))!¡(((:_:)))¡ ¿Crees que sí pasó algo?

El azul no puede ir asociado a tragedia, ni siquiera a tristeza,,,a no ser que se le envuelva en una lagrima de ballena....
AZUL......


ATRAPAPALABRAS
"Un blog de microrelatos y poesía. Alberto García Salido es su autor. Especialista en relatos de cien caracteres, sólo cien. Y las fotos son muy buenas..."

DIARIO DE DÍAS RAROS
"Gracias a Alberto García Salido, "No pasa nada de nuevo...", Por mostrarme su magnífica obra..."

ASAMBLEA DE PALABRAS
"... es el blog que edita, desde algún lugar de España, Alberto García Salido. Sus textos tienden a la brevedad, ya sean poéticos o narrativos..."

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Derechos de autor Todos los derechos relacionados con los textos aquí expuestos son propiedad de su autor Alberto García Salido. En consecuencia, queda absolutamente prohibida la copia, edición, reproducción total o parcial, modificación, publicación, adaptación o traducción de los mismos sin la expresa autorización por escrito del autor.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Safe Creative #0906030101932 Page copy protected against web site content infringement by Copyscape





No pasa nada, de nuevo... by Citopensis on Grooveshark